5 cosas que debes saber sobre Mank, lo nuevo de David Fincher
PUBLICADO: 20 de Noviembre de 2020

Después de presentarse con aclamo ante críticos de todo el mundo, Mank finalmente llega al público. Aquí te contamos un par de cosas que debes saber sobre la cinta antes de disfrutarla en Autocinema Coyote.

 

Este fin de semana, en México ya podremos disfrutar de una de las mejores películas del año en el lugar que se merece: una pantalla grande. En su camino por conquistar el Oscar el próximo año, Mank (2020), de David Fincher, llega a Autocinema Coyote un par de semanas antes de su estreno en Netflix. Como sabemos que esta es una oportunidad que no debes dejar pasar, te contamos algunos datos antes de ver la más reciente obra del director de El club de la pelea (Fight Club, 1999) y Red social (The Social Network, 2009).

 

Mank está inspirada en el drama detrás del rodaje de Citizen Kane

Escrita por Jack Fincher, el fallecido padre de David Fincher, Mank aborda la apasionante historia detrás del rodaje de la película El ciudadano Kane (Citizen Kane, 1941) a través de la mirada de su guionista, Herman J. Mankiewicz, interpretado por Gary Oldman.

 

La cinta, que originalmente se realizaría en los noventa con Kevin Spacey y Jodie Foster en los créditos principales, también aborda la relación a distancia que el escritor sostuvo con William Randolph Hearst (Charles Dance), el millonario estadounidense que sirvió como inspiración para el mítico personaje principal de la cinta de Orson Welles.

 

Además, toca puntos importantes en la vida de “Mank” –como conocían al escritor en los foros– incluyendo sus problemas matrimoniales a causa del alcohol, su amorío con la actriz Marion Davies (Amanda Seyfried) y su complicada psique que lo convirtió en uno de los miembros más complicados del Hollywood de oro.

 

Mank se escucha como una película de los años 40

Hablando del Hollywood de oro, uno de los principales intereses de David Fincher al momento de realizar Mank fue capturar el estilo de las películas de los años 40. Para ello, recurrió a múltiples técnicas de postproducción, incluyendo la compresión del audio para que la cinta pudiera escucharse de la misma forma que se hacía en antaño.

 

“Queríamos que se sintiera como si la película hubiera sido encontrada en los archivos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) o en el sótano de Martin Scorsese antes de restaurarse”, señaló Fincher a Vulture. Para lograrlo, el diseñador sonoro Ren Klyce pasó tres semanas más de lo previsto degradando el sonido capturado, perdiendo incluso dos tercios de la resolución de origen. Por si fuera poco, el equipo añadió pequeños rasguños al audio de la cinta que simulaban los rasguños, picaduras y quemaduras que usualmente llegaban a las películas durante su etapa de postproducción en esa época.

 

No existe versión a color de Mank

Aunque al principio se realizaron algunas pruebas de cámara a color, toda la película fue filmada en blanco y negro. Para ello, la compañía Helium configuró una cámara especial adecuada con un sensor monocromático: la RED Monstro 8k Monochrome.

 

“David y yo sentimos que lucía mejor en blanco y negro”, dijo el director de fotografía Erik Messerschmidt, quien reconoce que hubo muchas influencias más allá del cinefotógrafo Gregg Toland responsable del estilo de Citizen Kane, a Variety. “Hay referencias al blanco y negro de la fotografía fija, al estilo de Ansel Adams, que queríamos mantener en el filme”.

 

Por cierto, este es el tercer trabajo que Fincher realiza enteramente en blanco y negro, tras los videos musicales Vogue, de Madonna y Suit and Tie, de Justin Timberlake y Jay Z.

 

Incluso la actuación en Mank es muy “old fashion”

De hecho, Fincher pidió a los actores –encabezados por Gary Oldman y Amanda Seyfried– despedirse de conductas y métodos de actuación modernos y abrazar un estilo más tradicional. “Adoptamos un estilo de actuación más antiguo: llegabas a tu marca, decías tu línea, no chocabas con los muebles y continuábamos. Fueron días interesantes consiguiendo que los actores ‘escupieran’ su trabajo”, dijo el director a la revista New York. “No quiere decir que eso era todo lo que se esperaba, pero empezamos desde ese punto”.

 

El método de trabajo no impidió que Fincher recurriera a una de sus técnicas usuales y pidiera a los actores repetir una misma escena el número de veces necesarias para lograr lo que él buscaba. De acuerdo con Seyfried, el cineasta filmó más de 100 ocasiones una de las secuencias más sencillas del filme: la presentación de un ebrio “Mank” ante los invitados a una reunión de William Randolph Hearst en la mansión del empresario.

 

“En algún punto Gary (Oldman) le dijo David (Fincher): ‘David, he hecho esta escena cien malditas veces’ y Fincher le respondió: ‘Sí, lo sé. Pero esta es la 101’ y reiniciábamos”, comentó la actriz de Mean Girls a la revista Total Film.

 

Marion Davies: la otra gran estrella de Mank

Al igual que Herman Mankiewicz, la actriz Marion Davies juega parte importante en el desarrollo dramático de la cinta de Netflix.

 

Además de ser amante del magnate Hearst e inspiración para la desafortunada segunda esposa de “Charles Foster Kane” en Citizen Kane, Davies fue una importante actriz del Hollywood naciente entre 1917 y 1937, incluso fue considerada como la más grande estrella de taquilla para MGM en 1923. Entre sus créditos se encuentran películas como Quality Street (1927), Show People (1928), Going Hollywood (1933) y Cain and Mabel (1936).

 

Por cierto, en sus memorias, la guapa intérprete afirmó jamás haber visto El ciudadano Kane o siquiera saber de qué trataba.

 

 

Vince Coyote escribe sus textos con la ayuda de ICO- Inteligencia Creativa.