Mank en Autocinema Coyote
PUBLICADO: 20 de Noviembre de 2020

Mank: el proyecto más personal de David Fincher (o la construcción de una película… sobre la construcción de una película)

 

Mank, la undécima película del director estadounidense David Fincher, no solo es uno de sus trabajos más laboriosos, también es uno de los proyectos más cercanos a su corazón.

por  @AndresOlasToroX  | ICO Inteligencia Creativa

 

Howard Kelly Fincher fue educado por la pantalla grande. La salas de cine de su natal Texas fueron el espacio en el que no solo se escondía de su complicada vida familiar marcada por el alcoholismo de su padre y la ausencia de su madre; también fue el rincón en el que recibió gran parte de las enseñanzas que utilizaría por el resto de su vida.

 

Por ello, no extraña que el niño abandonado convertido en un exitoso periodista inculcara en su primogénito el mismo amor al cine que lo había rescatado en su infancia. Así fue como “Jack” –su sobrenombre en el ámbito laboral– convirtió a las salas de cine y autocinemas de San Francisco en una constante en la vida de su hijo, David Fincher. Lo llevó a ver 2001: Odisea del espacio (2001: A Space Odyssey) cuando tenia 7 y Dr. Strangelove cuando tenía 9; “Probablemente vimos una película a la semana hasta mediados de mi adolescencia”, dijo el ahora reconocido director estadounidense a Vulture.

 

Jack también introdujo a su hijo adolescente a los clásicos: The Front Page y, especialmente, El ciudadano Kane (Citizen Kane), algo que podría explicarse dada su formación peridodística. De hecho, el interés de Jack Fincher por la ópera prima de Orson Welles era tal que dedicó gran parte de su tiempo a escribir un guion que desmenuzaba el complicado proceso detrás de cámaras de la reconocida película de 1941. Un primer borrador fue leido por su hijo justo cuando este acababa de debutar como director de cine con Aliens.

 

El argumento era similar a las múltiples piezas que Jack había escrito para la revista Life: incisvo, referencial, narrativo. Aunque David Fincher consideró llevar el guion escrito por su padre al cine a finales de los noventa, con Kevin Spacey y Jodie Foster en los créditos principales, la idea no prosperó y el guion que exploraba el rodaje de la que hoy es considerada como la “mejor película de la historia” quedó archivado.

 

Cómo Mank se convirtió en… Mank

Durante los siguientes años, David Fincher formó una de las carreras más interesantes del cine contemporáneo. Tras abandonar la idea propuesta por su padre, sus siguientes proyectos fueron  Sev7n, The Game, Fight Club. El apellido Fincher comenzaba a resonar con fuerza en Hollywood.

 

Por su parte, su padre comenzó a interesarse en otros aspectos de la producción de Citizen Kane. Algunos de sus descubrimientos lo hicieron enfocarse más en la figura del guionista, Herman J. Mankiewicz, y la relación que sostenía a la distancia con William Randolph Hearst, el millonario estadounidense que sirvió como inspiración para el mítico “Charles Foster Kane” de la cinta de Welles. También recordaba el rodaje del filme, sus problemas personales y las múltiples luchas que se debieron sortear para terminar la producción.

 

El guion que David Fincher había leído junto a su padre años atrás se había transformado por completo. Desafortunadamente, también su progenitor, quien había enfermado de cáncer. El 10 de abril de 2003, Jack Fincher murió a los 72 años. Dejó atrás a su esposa, Claire Mae Boettcher, sus dos hijos y la promesa de llevar al cine la vida del infame guionista.

 

Una invitación irresistible

Según sus propias palabras, el guion escrito por su padre se llenó de telarañas en una repisa después de la muerte de su autor. “Durante el último año y medio de su vida, mi padre iba a quimioterapias y hablábamos sobre la película, pero teníamos entendido que él no viviría para verla hecha e hicimos las pases con eso”, recordó a la sección de cultura de la revista New York este año.

 

Tras terminar la segunda temporada de la serie Mindhunter, Fincher recibió una inivitación que no pudo rechazar: Netflix quería firmar un contrato de exclusividad en el que le ofrecía carta blanca para producir cualquier proyecto que tuviera entre sus planes. De inmediato, la historia de su padre se volvió una prioridad para el director nominado al Oscar.

 

Después de trabajar el material con el guionista Eric Roth y descubrir temas puntuales en la agenda política y social de los Estados Unidos modernos –desde el control de los estudios sobre los proyectos cinematográficos hasta el uso de las fake news para conseguir poder–, Fincher ofreció a Netflix producir el libreto. La compañía, “que quiere tener el repertorio de todo” según el director, aprobó el proyecto de inmediato.

 

Esto es Mank, la décima película de David Fincher

Además de contar la fascinante historia detrás del rodaje de Citizen Kane, Mank –título que hace referencia al apodo con el que se conocía a Mankiewicz en los estudios– se enfoca especialmente en la figura del guionista, sus relaciones con la gente involucrada en la producción de RKO y sus problemas maritales a causa del alcohol y las mujeres, así como su asfixiante proceso creativo que avanzaba en su cabeza a más de 24 cuadros por segundo.

 

De cierta forma, la película es tanto un homenaje al cine de oro de Hollywood como al propio padre de Fincher, quien al igual que el personaje principal de la cinta (interpretado con maestría por Gary Oldman) había pasado de ser un escritor de ciudad a ser un guionista atrapado por los sueños que mueven a Hollywood.

 

Con la notable dirección de su hijo y un elenco sobresaliente encabezado por Oldman, Amanda Seyfried, Charles Dance, Tom Burke, Lily Collins y Tuppence Middleton, la historia que en algún momento se imaginó Jack Fincher finalmente se materializa en la pantalla. Así como lo hizo con su hijo, el periodista texano funciona como un enlace entre nuestra cotidianidad y las grandes historias que se reproducen en cines y autocinemas. Un hombre contando la historia de una película; una película contando la historia de un hombre.

 

Mank se proyectará en Autocinema Coyote (Polanco) el 22, 24 y 25 de noviembre. Los boletos ya están a la venta aquí.

Vince Coyote escribe sus textos con la ayuda de ICO- Inteligencia Creativa.